Terapia Psicológica


A lo largo de nuestra vida las personas pasaremos por momentos felices, pero también por situaciones de dificultad: conflictos personales, problemas con nuestra pareja o familia, pérdidas, momentos de incertidumbre, dificultades con nuestros hijos, crisis, y otras situaciones que nos pueden crear estrés, ansiedad o que simplemente no sabemos cómo afrontar.

Ante estas situaciones es necesario saber que no podemos ni debemos afrontarlas solos. Cuando vemos que nuestros recursos o los de nuestros familiares y amigos no son suficientes, es el momento de acudir a un especialista.

Asistir a terapia supone un acto de valentía, de querer aprender a afrontar los problemas de forma efectiva.

Por desgracia hay personas que aún consideran que ir al psicólogo es “estar loco” o “no saber resolver tus propios problemas”, nada más lejos de la realidad, pues todos en algún momento de nuestra vida necesitaremos de la ayuda experta para afrontar las situaciones difíciles de nuestro día a día.

El psicólogo no te resolverá tus problemas, pero te dará las herramientas necesarias para que tú los soluciones y para que las puedas usar en cualquier otro momento de tu vida.

La terapia es un espacio de confianza, en donde somos capaces de expresar todo lo que sentimos, todo aquello que nos preocupa con la tranquilidad de sabernos escuchados. El psicólogo acompaña y guía en el proceso por el que la persona esta pasando.

No existe una única manera de hacer terapia psicológica, ésta se adapta según las características y necesidades de la persona.