Terapia Infantil y Adolescente


TERAPIA INFANTIL

Al igual que los adultos, los niños también atraviesan momentos difíciles, muchas veces los padres no sabemos cómo actuar o cual es la mejor manera de ayudarlos, es ahí donde interviene el psicólogo infantil.

Los problemas en los niños son distintos a los de los adultos pero no por ello menos importantes. La detección y actuación tempranas son fundamentales para que el niño crezca y se desarrolle lo más feliz y psicológicamente sano posible.

Para este tipo de terapias es esencial la colaboración familiar, desde una primera entrevista con los padres (se recomienda siempre que acudan ambos), a continuación se estudia el caso del niño y se realiza una primera sesión con este, en caso de necesitar terapia se establecen las sesiones en función de la necesidad (semanales, quincenales, etc.).

A veces se hace difícil saber si se debe o no se debe consultar a un psicólogo. ¿Lo que le pasa es propio de la edad? ¿Tiene que ver con su personalidad? ¿Es pasajero?…Muchas veces tan solo se necesita información, y con algunas sesiones con el niño y los padres el problema mejora.

Hay que recordar que no hay una edad mínima para acudir al psicólogo, ni llevar a mi hijo significa que le pase algo grave.

Algunos de los problemas más habituales por lo que los niños acuden a terapia son:

  • Ansiedad Infantil: ansiedad generalizada, ansiedad por separación, fobias o miedos infantiles, estrés postraumático…
  • Problemas de Alimentación: no come, come demasiado, tarda mucho en comer, solo quiere algunos alimentos, solo come con la tele…
  • Problemas de Comportamiento: desobediencia y falta de límites, agresividad, peleas con iguales…
  • Trastornos de la Eliminación: enuresis, encopresis.
  • Dificultades de Aprendizaje: alteraciones en la lectura, expresión escrita, cálculo, comprensión oral…
  • Fracaso Escolar: bajo rendimiento en la escuela.
  • Problemas de Relación con los demás: timidez, agresividad, falta de habilidades sociales…
  • Baja Autoestima: áreas social, académica, familiar, imagen corporal…
  • Déficit de Atención: con predominio de déficit de atención, con predominio de conducta impulsiva e hiperactividad, tipo combinado.
  • Celos infantiles
  • Problemas de desarrollo: no alcanza el nivel de desarrollo esperado para su edad
  • Dormir solo: no quiere dormir solo, tiene miedo…
  • No quiere dejar el chupete
  • Y en general todo lo que te preocupe o creas que puede necesitar ayuda

  


 

TERAPIA ADOLESCENTE

Los adolescentes se encuentran a medio camino entre la niñez y la etapa adulta. Es una época de cambios, de búsqueda de la personalidad, y de su lugar en el mundo, de mucha exigencia en los estudios, de cambios en las amistades y, además, se les pide una madurez que muchas veces aún no tienen.

En este contexto es muy habitual (incluso más que en los niños pequeños) que presenten problemas, sobretodo de ansiedad o con los estudios, y es de vital importancia que aprendan estrategias adecuadas para afrontarlos. Estas estrategias son las que usaran en su vida adulta, por lo que es esencial que sean adecuadas.

Muchas veces encontraremos que los adolescentes se niegan a asistir a terapia, y la primera vez vienen “obligados” por sus padres. No obstante en cuanto empiezan la terapia comprueban los beneficios de ésta, encuentran un lugar en el que refugiarse, poder ser ellos mismos y desahogarse con total libertad.

Algunos de los principales problemas por los que los adolescentes acuden a terapia son:

  • Ansiedad: ansiedad por los estudios, con el grupo de amigos, ansiedad generalizada, fobias, estrés postraumático…
  • Problemas de Alimentación: anorexia nerviosa, obesidad…
  • Problemas de Comportamiento: desobediencia y falta de límites, agresividad…
  • Dificultades de Aprendizaje: alteraciones en la lectura, expresión escrita, cálculo, comprensión oral…
  • Fracaso Escolar: bajo rendimiento en la escuela.
  • Problemas de Relación con los demás: timidez, agresividad, falta de habilidades sociales…
  • Baja Autoestima: áreas social, académica, familiar, imagen corporal…
  • Déficit de Atención: con predominio de déficit de atención, con predominio de conducta impulsiva e hiperactividad, tipo combinado.
  • Bajo estado de ánimo: depresión
  • Y en general cualquier duda, problema o dificultad que se atraviese en esta etapa de la vida.