Preguntas Frecuentes


1. ¿QUÉ ES UN/A PSICÓLOGO/A?

Un psicólogo es un profesional de la salud mental. Su principal función es preservar el bienestar de sus pacientes. El psicólogo dispone de conocimientos y herramientas especializadas para ayudar a sus pacientes a afrontar las situaciones que les generan problemas personales, apoyándose siempre en los criterios científicamente establecidos.

Trabaja en colaboración contigo y su objetivo es aumentar tu bienestar, salud y calidad de vida. Es importante matizar que el psicólogo no es un amigo al que se le explican los problemas, aunque es muy habitual que entre los dos llegue a generarse una relación de comodidad y cordialidad.


2. ¿QUÉ ES LA TERAPIA PSICOLÓGICA?

La terapia psicológica es un proceso durante el cual el psicólogo hablará con el paciente y le enseñará a descubrir la causa de su malestar, a reflexionar y comprender aspectos de su vida que están relacionados con el problema.

La terapia no consiste en charlar con tu psicólogo una vez por semana. Consiste en asistir a las sesiones semanales a aprender las habilidades y técnicas que tu psicólogo te enseñará para que afrontes tus problemas con mayor eficacia. Lo que aprendas en cada sesión deberás practicarlo durante esa semana, entre sesión y sesión.

La terapia consta de 4 fases:

1.Valoración: Consiste en recoger toda la información necesaria para comprender como se originó el problema y el motivo por el cual se mantiene a día de hoy.

2. Explicación de hipótesis: Una vez analizada toda la información se explica con detenimiento porqué se creó el problema y porqué se mantiene a día de hoy.

3. Terapia: Aquí se aprenden las estrategias específicas para poder afrontar y superar el problema.

4. Seguimiento: Una vez se dominen las técnicas, se apliquen a esas situaciones complicadas y el problema empiece a desaparecer se van distanciando las sesiones. Hasta que la persona es capaz de afrontar sus problemas y superarlos sin necesidad de apoyo psicológico.


3. ¿CUÁNTO DURA UNA TERAPIA?

La duración de las terapias son tan variables como problemas y personas existen, la duración es variable en función de muchos factores, especialmente depende de ti, de tu motivación, del tiempo y el esfuerzo que le dediques a trabajar por la terapia.

Hay terapias que pueden durar solo un mes y otras que duran hasta un año. No obstante, la media de duración de la terapia puede ir de 15 a 30 sesiones, entre 4 y 6 meses con una regularidad de una sesión semanal.

En general, el profesional es quien decide la frecuencia de las sesiones si bien las primeras visitas son más frecuentes (una por semana) y poco a poco las sesiones se irán espaciando (cada quince días, cada mes, etc.).


4. ¿NECESITO UN PSICÓLOGO?

Aún muchas personas tienen la idea de que acudir a un psicólogo es solo para cuando sufres un problema importante, nada más lejos de la realidad. Al igual que no acudimos al médico solo cuando tenemos un dolor muy fuerte, tampoco debemos ir al psicólogo solo cuando tenemos un problema grave.

Ir al psicólogo no significa tener problemas mentales, ni ser débil. Todos pasamos por momentos en nuestras vidas difíciles de gestionar, en los que necesitamos apoyo y comprensión, y la mayoría de veces no los podemos solucionar solos.


5. ¿LO QUE LE CUENTO AL PSICÓLOGO ES CONFIDENCIAL?

Uno de los elementos esenciales de la relación terapéutica es la confidencialidad de la información que se comparte. De este modo, a no ser que el paciente manifieste su voluntad de que ésta trascienda a terceras personas (familiares, pareja, etc.), el psicólogo será el encargado de custodiar (a través de los procedimientos especificados por la Ley Orgánica de Protección de Datos) la información compartida.


6. ¿QUÉ DIFERENCIAS HAY ENTRE UN PSICÓLOGO Y UN PSIQUIATRA?

Los psicólogos y los psiquiatras comparten el objetivo común de preservar la salud mental de las personas, pero cuentan para ello con herramientas diferentes. El psiquiatra es un Médico y, por tanto, puede administrar psicofármacos en la intervención terapéutica. El psicólogo, por su parte, usa técnicas dirigidas a que el paciente aprenda a  afrontar los problemas y mejorar su calidad de vida, una vez aprendidas estas técnicas o herramientas el paciente las podrá poner en práctica a lo largo de toda su vida.

Lo usual es que ambos profesionales trabajen en equipo y que ambos tipos de terapia (farmacológica y psicológica) se combinen. No todas las personas que siguen una terapia psicológica necesitan un tratamiento farmacológico que la acompañe, muy al contrario, el tratamiento con psicofármacos permite el alivio del dolor emocional agudo pero es la terapia psicológica quien enseña la forma de enfrentarse y solucionar un problema.


7. ¿QUÉ ES UN PSICÓLOGO INFANTIL?

El psicólogo infantil es un psicólogo que se ha especializado en los problemas que presentan niños/as y adolescentes y que dispone de las habilidades necesarias para trabajar con dicha población.

Su tarea consiste en ayudar a resolver problemas a los niño/as y a sus familias y proporcionar la orientación necesaria, pues en muchas ocasiones tan solo se necesita un poco de ayuda y los niños mejoran.


8. ¿CÓMO PREPARAR AL NIÑO PARA IR AL PSICÓLOGO?

El niño/a que acude al psicólogo debe saber a dónde va. Es conveniente que los padres expliquen qué es un psicólogo y para qué acuden a la consulta. Por esto es necesario realizar una sesión previa con los padres para que aprendan el modo de trabajar y cómo explicárselo a su hijo/a.

Siempre actuaremos con normalidad, igual que cuando vamos al dentista, al pediatra, a las clases de apoyo o a cualquier profesional.


9. ¿CUÁNDO IR AL PSICÓLOGO INFANTIL? ¿A PARTIR DE QUÉ EDAD PUEDO LLEVAR A MI HIJO?

A veces se hace difícil saber si se debe o no se debe consultar a un psicólogo. ¿Lo que le pasa es propio de la edad? ¿Tiene que ver con su personalidad? ¿Es pasajero?…Muchas veces tan solo se necesita información, y con algunas sesiones con el niño y los padres el problema mejora.

Siempre que exista una situación difícil con nuestros hijos/as, que no sepamos cómo afrontar o que se repita mucho es el momento de acudirá un psicólogo infantil.

Hay que recordar que no hay una edad mínima para acudir al psicólogo, ni llevar a mi hijo significa que le pase algo grave.