Hablando de… Cómo mejorar la comunicación con tu hijo adolescente

Muchos padres en la consulta me preguntan qué pueden hacer para comunicarse mejor con sus hijos adolescentes. Éstos pasan de ser los niños que idolatraban a sus papas, que pensaban que todo lo sabían hacer, a no querer pasar tiempo con ellos ni a comunicarse más de lo necesario.

Ante todo decir que esta FASE DEL DESARROLLO es NORMAL y que como toda fase al final acaba pasando. Si sabemos llevar bien la situación al final de la adolescencia nos encontraremos con jóvenes adultos saludables psicológicamente y que vuelven a sus padres.

Hoy me gustaría daros unas pequeñas claves para que la comunicación entre padres e hijos adolescentes mejore, aunque lo más importante es tener paciencia e intentar acercarnos nosotros lo máximo posible:

Muéstrate disponible con tus hijos

  • Busca el momento adecuado para hablar, por ejemplo antes de ir a la cama, durante la cena, en el coche.
  • Empieza tú la conversación, muestra interés por lo que ocurre en sus vidas.
  • Busca algo de tiempo a la semana para realizar actividades en común que resulten gratificantes para ellos, pero sin forzar la situación.
  • Aprende sobre las cuestiones que a ellos puedan interesarles, mostrando interés acerca de su música, sus gustos, etc.
  • Inicia la conversación sobre algo que “has estado pensando” no la inicies cuestionando.

Demuestra que les estás escuchando

  • Cuando te hable de algo importante para él o ella, escucha y deja lo que estabas haciendo.
  • Muestra interés en lo que dice sin resultar intrusivo.
  • Escucha su punto de vista aunque te resulte costoso.
  • Déjale que acabe de hablar antes de responder.
  • Puedes empezar repitiendo lo que has escuchado para mostrar interés y confirmar que lo has entendido.

Responde de un modo en que aumente la probabilidad de ser escuchado por ellos

  • Evita reacciones agresivas, despreciativas o exageradas.
  • Expresa tu opinión sin invalidar la suya. Recuerda que es posible estar en desacuerdo.
  • No argumentes sobre qué es “lo correcto”, dile que se trata de tu opinión aunque no la comparta.
  • Céntrate en sus sentimientos y no solo en lo que tu vivencies durante la conversación.

Recuerda:

  • Pregúntate cuál es tu objetivo en la conversación: consejo, simple escucha, ayuda en el manejo de sus sentimientos, ayuda para resolver un problema, etc.
  • Nuestros hijos aprenden imitándonos. Muchas veces, copiarán tu manera de gestionar los sentimientos, de resolver un problema, de manejar los conflictos, etc.
  • Habla con tu hijo, evita aleccionarle, criticarle, reprocharle o descalificarle.
  • Se aprende de la experiencia. En tanto las consecuencias de sus decisiones no resulten peligrosas para ellos, procura no intervenir.

 

creative commons Este artículo escrito por Marta Galvañ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: